jueves, 21 de noviembre de 2013

Criticos de The Guardian y The Observer, eligen los mejores filmes animados del cine

Los críticos de cine de los diarios británicos The Guardian y The Observer, seleccionaron los mejores títulos del cine animado, como toda lista imagino que ustedes agregarían algunos films mas, nosotros también, pero o interesante de esta lista es que ellos incluyen algunos títulos que antes no conocíamos aparte de las populares y recientes  Up, El viaje de Chihiro y Pollitos en fuga etc.




El cuento del zorro
Wladislav Starevich fue un animador ruso que comenzó haciendo cortos animados en el cine mudo, donde logró una perfección total dando vida a insectos y animales muertos. Luego se instaló en Lituania y en los años 30' en Francia donde perfeccionó su técnica y se convirtió en un genio oculto de la animación. The tale of the fox (El cuento del zorro) es su único largo y presumiblemente se realizó en 1930, y es un antecedente directo de El fantástico Sr. Fox, de Wes Anderson. Su técnica del stopmotion es magistral, dando vida y expresiones a animales de manera sublime. Su trabajo fue olvidado con el tiempo, pero directores como Terry Gilliam, Anderson y Pixar lo han homenajeado. Sin ir más lejos, su mediometraje La mascota (1930) inspiró a Toy Story, nada menos.


La tumba de las luciérnagas
Isao Takahata, creador en los 70' de las series Heidi y Marco, es el compañero de ruta de Hayao Miyazaki, cofundador junto a él del mítico Studio Ghibli. En 1988 estrenó La tumbra de las luciérnagas, junto con Mi vecino Totoro, de Miyazaki, y la crítica dijo que este filme era muy superior al de su colega. Se trata de un relato ambientado en los bombardeos norteamericanos sobre Japón de la 2ª Guerra Mundial, con un par de hermanos, Seita y Setsuko, que se ven separados de su madre al tiempo que su padre, oficial de la marina, se encuentra combatiendo. Es considerada, junto a La lista de Schindler y El pianista de Roman Polanski, uno de los mejores filmes antibelicistas de la historia.


El gigante de hierro

Antes de llegar a Pixar, Brad Bird logró su consagración con esta notable historia en torno a un robot gigantesco, venido de otro planeta, que un niño conflictuado por su relación con sus padres, rescata y se hace amigo, enseñándole valores y el mundo desde la óptica del pequeño. El formidable humanismo de la cinta y la capacidad de Bird para sintetizar varios niveles, convirtieron a la cinta en uno de los pocos títulos que compiten con algunos de Pixar como los mejores de las últimas décadas, como Los increíbles o Ratatouille, ambas dirigidas por .....Brad Bird.

Yellow submarine

Esta cinta animada (1968) fue el cuarto título de Los Beatles en cuatro años y fue hecha en base a dibujos realizados por el famoso dibujante Heinz Edelmann, los cuales fueron intercalados con imágenes reales, logrando un efecto muy onírico y marcadamente lisérgico, propio de la estética psicodélica de los años ’60. Es considerada la mejor película en que participaron los Fab four de Liverpool.

Persépolis

La autora de novelas gráficas iraní Marjane Satrapi, se reveló para el mundo occidental con este comic book en que narraba esencialmente su propia vida como una joven artista de Teherán durante la revolución de 1979. Con trazos simples, en blanco y negro y bastante minimalista, la cinta dirigida por la propia Satrapi junto a Vincent Paronnaud, mostró las contradicciones entre el mundo tradicional de Irán y las fuerzas modernas, con una perspectiva tan crítica como lúdica.

Pollitos en fuga

Los británicos de Aardman son probablemente los reyes de la animación con plasticina (claymation), lo que quiere decir que manejan con absoluta maestría el stopmotion. Su consagración fue con la notable serie televisiva de Wallace & Gromit (ganadora de 3 premios Oscar), luego llevada al cine en la magnífica Wallace & Gromit en el reino de los vegetales. Su debut en el largo fue con esta cinta, suerte de remake de El gran escape, el filme de Steve McQueen, y narra los intentos de fuga de un grupo de gallinas en un recinto con la iconografía de un campo de concentración.

El viaje de Chihiro

Decir que es la obra maestra de Miyazaki puede ser injusto, considerando sus magníficas cintas anteriores, como Mi vecino Totoro o La princesa Mononoke. Pero esta ganadora del Oscar en 2003, se pone en línea directa con la herencia de Alicia en el país de las maravillas, a través de la historia de un mundo de ensoñación imaginado por una niña en un viaje junto a sus padres, donde la extrañeza y la ternura conforman un universo singular y mágico.

Up

La inigualable racha creativa de Pixar que comenzó con Toy Story 2 y prosiguió con Monster Inc., Buscando a Nemo, Los increíbles, Cars, Ratatouille y Wall-E, tuvo su penúltimo eslabón con este filme inolvidable sobre un solitario viudo, que es arrastrado a un mágico viaje junto a un niño boy scout de padre ausente. Aquí se juntan el gusto por la aventura, la fantasía desatada, con perros que hablan y una casa que vuela, y las nostalgias de una vida pasada, que emocionan hasta al más duro. El episodio que muestra en 4 minutos la vida de Carl y Ellie es probablemente la pieza de animación más emotiva jamás creada.

Fantasía

En 1940, Walt Disney acometió la tarea de dotar a un filme animado de la estatura artística que hasta entonces no tenía. Unió ochos episodios con la música de Bach, Tchaikovsky, Schubert y Beethoven, el sistema de sonido Fantasound, que daba a la proyección la ilusión de un gran orquesta en el cine, y casi sin diálogos. Fue un triunfo total, pese a que no fue un éxito de taquilla. Se estrenó casi simultáneamente con Pinocho, el segundo largo de Disney.

Vals con Bashir

Esta cinta del israelí Ari Folman narra en primera persona su participación en las masacres de Sabra y Chatila, ocurridas en la Guerra Civil libanesa, cuando era un integrante de la milicia israelí que cuidaba el campo de refugiados cuando ocurrió el ataque. Un poco a la manera de The wall, de Alan Parker y Apocalipsis ahora, la cinta mezcla los recuerdos alucinados y fragmentarios del horror de la guerra, desde una óptica documental y donde la búsqueda de la memoria para entender la propia identidad, se convierte en el eje del filme.


fuente: latercera.com por Jorge Letelier F

Debes leerla

Foto de Walt Disney en Perú