martes, 25 de septiembre de 2012

La Cúpula publica Una metamorfosis iraní, de Mana Neyestani

Una metamorfosis iraní, de Mana Neyestani: una inmersión a pulmón libre en el sistema totalitario kafkiano puesto en marcha por el régimen iraní.‏

UNA METAMORFOSIS IRANÍ
Mana Neyestani
Novela gráfica
Rústica, 17x24cm, b&n, 204 p.
PVP: 17 €




 La pesadilla de Mana Neyestani empieza en 2006, el día en que dibuja una conversación entre un niño y una cucaracha en el suplemento infantil de un semanario iraní. El problema reside en que la cucaracha dibujada por Mana utiliza una palabra azerí. Los azerís, pueblo de origen turco residente en el norte de Irán, están desde hace mucho tiempo oprimidos por el régimen central. Para algunos de ellos, el dibujo de Mana es la gota que colma el vaso y un pretexto perfecto para provocar una revuelta. El régimen de Teherán necesita un chivo expiatorio, y éste será Mana. Él y el editor de la revista son llevados a la Prisión 209, una sección no oficial de la prisión de Evin, verdadera cárcel dentro de la cárcel bajo la administración de la VEVAK, el Ministerio de Información y de Seguridad Nacional. No es un lugar muy agradable. Mientras que los dos hombres padecen semanas de aislamiento e interrogatorios, los azerís organizan múltiples manifestaciones contra el gobierno. Las autoridades dan orden de disparar a los manifestantes, provocando numerosas víctimas. Para las autoridades todo es culpa de Mana.
“Un relato edificante del Irán actual.”

Le Monde
Tras dos meses de detención, al fin Mana obtiene el derecho de salida temporal. Decide entonces huir junto con su mujer. Después de un largo periplo que le hará pasar por los Emiratos Árabes Unidos, Turquia y China, llegarán a Malasia para instalarse antes de irse a París en 2010. Estremecedora, Una metamorfosis iraní es una inmersión a pulmón libre en el sistema totalitario kafkiano puesto en marcha por el régimen iraní.
“Mana Neyestani desmonta, con una vena traficómica jubilosa, una mecánica represeiva cínica, arbitraria, poderosa en apariencia, pero a menudo absurda.”

Télérama
Mana Neyestani nació en Teherán en 1973. Estudió Arquitectura, comenzando su carrera como dibujante e ilustrador en 1990 para muchas revistas culturales, literarias, económicas y políticas. Se convierte en dibujante de prensa gracias al aumento de periódicos reformadores iranís en 1999. En el 2000 publica su primer libro de ilustraciones, Kaaboos (Pesadilla). El protagonista, M. Ka, es también el personaje principal de Ghost House (2001) y de M. Ka’s Love Puzzle (2004). Catalogado como dibujante político, Neyestani es rápidamente obligado a hacer dibujos para niños. El que realizó en 2006 provocó su encarcelamiento y su huída del país. Entre 2007 y 2010, vive exiliado en Malasia, realizando ilustraciones para webs disidentes iranís de todo el mundo. Tras las elecciones fraudulentas de 2009, su obra se convirtió en el icono de la desconfianza del pueblo iraní. Neyestani ha recibido numerosos premios tanto iranís como internacionales, siendo el más reciente el Premio al Valor 2010 del CRNI (Cartoonists Rights Network International).

 En la actualidad reside en París como invitado en residencia en la Cité Internationale des Arts, dentro del programa internacional ICORN en apoyo a la libertad de expresión.

Debes leerla

Foto de Walt Disney en Perú