sábado, 26 de septiembre de 2009

CHANOC Cumple 50 años



Una de las historietas emblemáticas de la denominada era plateada de la historieta mexicana lo constituye sin lugar a dudas CHANOC, que ostentaba como subtitulo Aventuras de Mar y Selva. La revista apareció en los puestos de periódicos el 15 de octubre de 1959, costaba un peso, tenia 32 páginas más la portada impresas a todo color bajo el sello de publicaciones herrerías.

Cuenta Carlos Z. Vigil, primer director de CHANOC, en una entrevista realizada por Juan Manuel Aurrecoechea, que en cierta ocasión se presentó a la editorial el doctor Ángel Martín de Lucenay, traía una propuesta para una nueva historieta, antes se la habían rechazado como un guion cinematográfico. El nuevo proyecto fue bautizado con el nombre de CHANOC y le fue encargada la realización gráfica a Ángel Mora.

Inicialmente los personajes principales de la revista fueron: Chanoc, Tzekub y Maley. Chanoc, es un joven atrabancado, pescador de perlas a quien el sabio Tsekub -su padrino- le pone freno y trata de orientarlo por el buen camino. Maley es la novia de Chanoc, ambos estan muy enamorados pero Chanoc le rehuye al casorio. Todo se desarrolla en el mítico puerto de Ixtac. Como vemos los nombres de personaje y lugares son de origen maya, Chanoc es el nombre de una deidad cuyo color distintivo es el Rojo, de ahí que Chanoc porte una camiseta del mismo color.

Apenas una veintena de episodios habían salido cuando fallece el doctor Ángel Martín de Lucenay. Al quite es invitado el joven escritor Pedro Zapiain Fernández, quien inicialmente sigue la linea argumental trazada por el autor original. Poco a poco Pedro Zapian y Ángel Mora imprimen un nuevo sello a la historieta, aparecen nuevos personajes como Patalarga, el pescador de pata de palo, el niño negro Merecumbé, los caníbales Puk y Suk, que quieren almorzarse a Tsekub y muchos otros más.

Pero la transformación mas importante es el rol de Tsekub, pues este ahora aparece como un eterno galán, catador del Cañabar, a quien es ahora Chanoc el que tiene que intervenir para sacarlo de sus enredos. Ángel Mora y Pedro Zapian supieron calar en los lectores, y no pocas veces artistas, deportistas e intelectuales se vieron como personajes de la historieta.

De esto puede da fe Carlos Monsivais, quien apareció como “el sabio Monsi” en diferenntes episodios. Lo mismo pasearon por las páginas de Chanoc equipos completos de fútbol como el Santos de Pelé, el América de “Carlos Reyoso” o las Chivas del Guadalajara.


Varios fueron los artistas que engalanaron los forros de Chanoc, entre ellos los pintores Landa y José Luis Gutiérrez (ambos como portadistas), Guillermo Vigil, quien después crearía la historieta de El Payo, Antonio Morales, el genial argumentista de Viruta y Capulina, y Antono Salazar Berber, el primer caricaturista de temas deportivos y creador de las mascotas de los equipos de fútbol mexicano. Conrado de la Torre fue el argumentista que suplió a Pedro Zapiain Fernández despues de que éste falleciera en 1979.

Chanoc la historieta semanal se mantuvo durante mas de 20 años en la preferencia del público y en este año se cumple medio siglo de su nacimiento. Por fortuna Ángel Mora su creador gráfico aun se encuentra con nosotros y está puestísimo para la celebración de sus Bodas de Oro con la historieta que le ha dado prestigio internacional a este género.

Rubén Eduardo Soto Díaz, director del Museo de la Caricatura y la Historieta Joaquín Cervantes Bassoco.

mucahi@gmail.com

http://museocomicmexicano.blogspot.com



imágenes

1.- Chanoc No. 319. Creador gráfico Ángel Mora, Creador literario Pedro Zapiain Fernández. Publicaciones Herrerías, 1965.

2.- Carlos Monsiváis como “El sabio Monsi” en un episodio de Chanoc.


--
Rubén Eduardo Soto Díaz
Director del Museo de la Caricatura y la Historieta.
Calle Francisco I madero # 110, int 18, Col Emiliano Zapata, Cuautla, Mor., C.P. 62744
Tel Cel 044 735 11 25 848


Comparte este post con tus Redes Sociales
Bookmark and Share

3 comentarios:

  1. Anónimo11:43 a.m.

    Se agradece mucho este breve ensayo homenaje a una de las mejores historietas que se publicaron y retrataron un México que ya no existe. Mi padre me platicó mucho del personaje cuando yo era niño y del que sólo conseguí un par de ejemplares en esa época, convirtiéndose en mi héroe de la infancia. Años después, a mediados de los noventas, se volvió a publicar sin mucho éxito, pues los valores que el personaje exaltaba en cada número habían perdido vigencia y no fue de interés de las nuevas generaciones -creo que se publicaron seis o siete números-. El periódico Milenio buscó rescatarlo pero también fracasó, pues buscaron meter la política en la historieta. Hoy, mi pequeño hijo de siete años, quien curiosamente también nació un 15 de octubre, gusta mucho del personaje, a quien conoció a través de las películas que conseguí de Chanóc, faltándome únicamente la de Andrés García, que supongo que se quemó en la explosión de la Cineteca por ahí de los ochentas, pues no la encuentro por ningún lado. Somos ya tres generaciones que gustan de la saga de valores y naturaleza que Chanóc expuso durante muchos años, incluso pensé hace algunos años en comprar los derechos de la serie para educar a los niños dentro de un esquema de equilibrio, respeto y amor por la naturaleza, pues en el caso de mis dos pequeños, Chanóc, Tsekub y demás seres que poblaron el comic me ayudaron mucho en lograrlo.

    Octavio González

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:47 p.m.

    Chanoc, Tsekub, Pata Larga, el bar "El perico marinero", donde el buen Tsekub se hartaba de cañabar, los hermanos caníbales Puk y Suk, ansiosos de devorar a Tsekub, que con su "perfil griego" se consideraba un autentico galán de cine, las luchas de Chanoc con tigres, cocodrilos, tiburones, etc, realmente llenaron mi infancia de aventuras que todavía, a mis 47 años, recuerdo con nostalgia. No había mucha TV, ni soñabamos con internet, celulares, ipods, etc, a lo mucho teníamos las radionovelas (Kalimán para nosotros) pero la verdad que felices eramos leyendo y releyendo en casa de los abuelos esta historieta. Hace unos años volvieron a publicar la serie de "lagrimas y Risas", de la escritora Yolanda Vargas Dulché, al igual que su "Memín Pinguín". Ojala alguien nos hiciera el favor de hacer lo mismo con Chanoc. Creanme que las historias eran graciosas, emocionantes y hasta con mensaje. Eso sí, quien sabe si nuestros hijos la sabrán apreciar o la considerarán aburrida o anticuada. JEGP/TGZ/CHIS

    ResponderEliminar
  3. Jorge Daniel Segura Diaz8:40 p.m.

    QUE GRANDES RECUERDOS TENGO DE ESTA HISTORIETA MARAVILLOSA, MARCÓ MI INFANCIA.LOS PERSONAJES COMO CHANOC Y TZEKUB (NOMBRE IMPRONUNCIABLE) SON SÍMBOLOS DE UNA ÉPOCA. ELLOS ENCARNAN AL HOMBRE SIMPLE Y SENCILLO IDENTIFICADO CON SU ENTORNO SILVESTRE Y DIÁFANO. ME GOZABA LEYENDO LAS HISTORIETAS, PERO TAMBIÉN DIBUJÁNDOLAS. ADMIRABA A CHANOC POR SU VALENTÍA Y FORTALEZA Y A TZEKUB POR SU PICARDÍA Y SU ESPONTANEIDAD, JUNTO CON PATALARGA, ZOBUKA, MERECUMBE Y LOS CANIBALES TODOS ELLOS SE CONSTITUYEN EN PERSONAJES ENTRAÑABLES. YO VI TODAS LAS PELICULAS, PERO MAS ME IMPACTARON LAS HISTORIETAS. GRACIAS A LOS GESTORES AUTORES DE ESTA OBRA Y EN PARTICULAR AL DIBUJANTE ORIGINAL QUE SUPO CAPTURAR Y REFLEJAR LA ESENCIA DE CADA PERSONAJE. ¡GRACIAS CARLOS VIGIL, JUAN MANUEL AURREUCOCHEA, ANGEL MORA Y DEMÁS GESTORES!.

    ResponderEliminar

Bienvenidos los comentarios. Si criticas sólo no uses insultos, y si deseas que algún autor te conteste, escribe tu nombre o un e-mail donde responderte.Cómo comprenderás nos reservamos el derecho a no colocar comentarios infamantes, o que traigan denuncias anónimas.

Las aventuras del camélido más audaz del orbe.

Robo en Limamanta City