jueves, 23 de febrero de 2017

"Tiene las manos limpias", dice.


Lo más cínico de la declaración de que "es la única con las manos limpias de la corrupción" es que este partido con dinero de la corrupción ha venido financiando sus campañas políticas en pro de capturar el poder desde hace décadas, su señalamiento de la corrupción ajena no los convierte en automático en santos ni menos inocentes. El caso de lavado de activos de Joaquín Ramírez donde esta señora está en calidad de investigada, es muestra de cómo el fujimorismo no tiene la más mínima porción de moral para falsamente indignarse de cómo se financia con dinero oscuro a otros partidos políticos.

Claro, salvo que en verdad ellos están enojados por la competencia.

Pero démosle  el beneficio de la duda, digamos que a pesar de que se reunió con Barata (al igual que otros candidatos) Odebrecht no financió con su sucio dinero la campaña electoral, digamos. Es más digamos que el dinero robado en el gobierno de su padre, ni el hecho de vivir sin trabajar toda su vida, la afortunada vida de que ella y sus hermanos abunden como socios de empresas que doblan , triplican su capital no es muestra para nada de que ella está salpicada ni por la sospecha de la corrupción y el dinero mal habido. Digamos.

Pero toda esa buena suerte en los negocios y en su vida regalada no la hacen capaz, oportuna o la opción ideal para ser presidenta de este país que ya está harto de gobernantes que no tiene  a la honradez como parte de  sus CV.

¿Porqué tanto odio contra el país?

Fujimori nunca más.

Las aventuras del camélido más audaz del orbe.

Robo en Limamanta City