martes, 1 de marzo de 2016

Kung Fu Panda 3


El aventurero oso panda, Po, se reencuentra sorpresivamente con Li, su padre biológico perdido hace mucho tiempo. Ambos se reunirán para viajar a un paraíso panda secreto: una aldea llena de torpes y divertidos pandas. Pero Po tiene una nueva e importante misión ya que el villano sobrenatural Kai, comienza a derrotar a todos los maestros de kung fu. Po debe hacer lo imposible, aprender a entrenar a un pueblo lleno de amantes de la diversión y hermanos torpes para convertirse en un grupo de Kung Fu Pandas.



Una de las franquicias animadas más exitosas del mundo regresa con su comedia de aventuras más grande hasta la fecha, KUNG FU PANDA 3. Cuando el padre panda de Po, por mucho tiempo perdido, aparece de manera repentina, padre e hijo viajan a un paraíso secreto panda para encontrarse con personajes panda nuevos e hilarantes. Pero cuando el místico villano Kai comienza a arrasar China, una vez que se da a la tarea de derrotar a todos los maestros del kung fu, Po deberá hacer lo imposible — ¡aprender a entrenar a un pueblo lleno de sus camaradas bullangueros y torpes para que se conviertan en la banda de kung-fu pandas por excelencia!

El filme representa el regreso del oso gordo blanco y negro, que sólo tiene una aspiración —convertirse en un experto de un arte marcial que requiere de agilidad, habilidad mental y reflejos relámpago. Fue una misión difícil, por no decir imposible. Pero Po no conoce la palabra “imposible”. Siempre está buscando ser lo mejor que pueda…ser su propio héroe.

La aventura de Po comenzó en KUNG FU PANDA, donde consumó su destino y se convirtió en el Guerrero Dragón. El filme mostró secuencias de pelea sorprendentes, comedia hilarante y un gran corazón. Las audiencias de todo el mundo vitorearon al Kung Fu Panda, y la película terminó por recabar $633 millones de dólares en la taquilla global, además de haber sido nominada a un Oscar a Mejor Película Animada, y haberse llevado diez Premios Annie.

En KUNG FU PANDA 2, Po tuvo que descubrir los secretos de sus misteriosos orígenes, para poder liberar la fuerza que necesitaba para tener éxito. El filme superó los números en taquilla que hizo la primera película, obtuvo una nominación al Oscar a Mejor Película Animada, y ganó dos Premios Annie, incluyendo uno a Mejor Director, para Jennifer Yuh Nelson.
Ahora, en KUNG FU PANDA 3, la aventura de Po lo vuelve a poner en el punto de partida, una vez que continúa su evolución para convertirse en héroe. Po se percata que todavía tiene mucho que aprender cuando deja su zona de confort como estudiante de las artes marciales para asumir las responsabilidades como maestro. Al mismo tiempo, deberá reunir a su familia biológica y a su familia del kung fu —y convertirse en un experto del pasado y del futuro.

KUNG FU PANDA 3 aprovecha al máximo los avances tecnológicos de punta de DreamWorks Animation, mientras hace historia al ser la primera producción en crear dos filmes distintos, en inglés y mandarín, con la misma historia y personajes. Pero, sobre todo, hace que regresemos a la diversión, aventura, humor y espíritu del primer filme, y nos recuerda el porqué las audiencias de todo el mundo se enamoraron de Po.

ASUNTOS FAMILIARES
Cuando conocemos a Po en el primer filme era un marginado que no embonaba muy bien. Amaba a su padre, el Sr. Ping, pero no compartía sus sueños de administrar un restaurante de empanadas. Po fantaseaba con las glorias del kung fu, pero parecía carecer, entre otras cosas, de la condición física y tipo de cuerpo para convertirse en un experto de las artes marciales.

Ese sentimiento de ser un marginado era algo con lo que las audiencias se sentían identificadas de inmediato, sin importar la demografía o lugar. Cobb comenta: “Cada persona, casi todos los días, se siente como un marginado y como que no pertenecen, porque creen que no son lo suficientemente buenos. Sin importar cuán viejo o consumado seas; todos tienen ese tipo de experiencia”.

Pero Po aprendió al poco tiempo que tenía un requisito esencial para convertirse en el primer kung fu panda del mundo —un corazón más grande que incluso su panza turbo-cargada. Y conforme incrementó su dominio de las artes marciales, pasó lo mismo con su sentimiento de formar parte de una familia extensa. Estaba, desde luego, el Sr. Ping, un padre devoto; después Po quedó bajo la tutela del maestro Shifu y se convirtió en miembro de la familia de los Cinco Furiosos; y en KUNG FU PANDA 3, Po conoce a su padre biológico, Li, así como a una comunidad de pandas que se convierten en otra extensión de su siempre creciente clan.

Estos diferentes tipos de familias le dan a Po tanto fuerza física como emocional, y apuntan al valor ilimitado de formar parte de una familia, sin importar cuán “inusual” podría parecer. “A las audiencias les gusta mucho el hecho de que haya muchas maneras de definir familia, pero, sea cual sea, puede ser una fuente auténtica de fuerza”, comenta Cobb.

Lucy Liu añade: “Una comunidad puede hacer las veces de tu familia. No sólo se limita a aquellos con los que estés conectado genéticamente”.
Así como la familia desempeña un papel importante en el viaje de Po, también sirvió para definir al equipo detrás de cámaras. Los filmes de KUNG FU PANDA han sido creados por una familia de realizadores, muchos de los cuales han estado trabajando juntos desde la incepción de la trilogía doce años atrás. Su amor por las películas de artes marciales refleja la pasión de Po por el kung fu, y llevó a los realizadores a rendirle homenaje al género, mientras lo reinventaban con humor y corazón.
Yuh Nelson, quien dice que creció viendo películas de kung fu, compara la realización de KUNG FU PANDA 3 con “visitar a la familia, porque hemos estado trabajando juntos y desarrollando los personajes desde aquel entonces. Queremos mucho a los personajes y nos aseguramos que sean tratados con respecto y un sentido de diversión”.
Antes de haber tomado las riendas de la dirección en la segunda película, Yuh Nelson fue Supervisora de Acción y Directora de las Secuencias de Sueño en KUNG FU PANDA. “Si alguien conoce este mundo y personajes es Jen”, comenta Cobb.

De igual manera, Carloni ha estado con el equipo desde la primera película, que ayudó a facilitar una sincronía creativa y una correspondencia con Yuh Nelson. J.K Simmons compara a Yuh-Nelson/Carloni con otro dueto de realizadores —los hermanos Coen. “Al igual que Joel y Ethan, Jen y Alessandro siempre están en la misma página, pero, al mismo tiempo, tienen cosas distintas que ofrecer. Eso le da al actor una libertad de ir tan lejos como quiera con el personaje, porque te da la confianza de que tomarán las decisiones correctas”.

El dueto de guionistas de Jonathan Aibel y Glenn Berger, que escribieron las tres películas, apuntan a la taquigrafía creativa entre los realizadores lo que facilita la habilidad, comenta Berger, “para ir siempre por la mejor idea, sea tuya o no. Eso es a final de cuentas lo que va a hacer que la película sea la mejor”.
Aibel añade: “Sabemos cuáles son las fortalezas de los otros y existe una tremenda cantidad de confianza. El ir y venir de ideas se da de una manera muy dócil”.
El diseñador de producción Raymond Zibach concuerda: “No hay ‘barreras’ de comunicación que tumbar, así que siempre somos capaces de trabajar a toda marcha y ejecutar las ideas”.

“Desarrollamos un tipo de lenguaje mudo, en especial con Jen. Sin mediar palabra, sé si le gusta algo o no. Ha sido un viaje extraordinario”, acota la editora Clare Knight.
El viaje de Knight a lo largo de tres películas no sólo ha sido extraordinario, pero “sobrecogedor en cuanto a la vida y el trabajo, y el balance entre la vida y el trabajo”. Y por una buena razón: durante la realización de KUNG FU PANDA, conoció, se comprometió y se casó con su marido, el actor Wayne Knight, que le dio voz a un papel en la película. En KUNG FU PANDA 2 dio a luz a su hijo (quien hizo la voz de Po de bebé), y ahora su marido e hijo vuelven a prestar su voz para KUNG FU PANDA 3.

Otros miembros veteranos de la “familia” incluyen al Jefe de Animación de Personajes Dan Wagner, quien estableció el estilo de animación para cada personaje; el Jefe de Historia Phil Craven, quien trabajó de manera estrecha con los escritores y directores para hacer lluvia de ideas para la historia; el Supervisor de Animación Rudolphe Guenoden, un antiguo practicante de las artes marciales, quien también fungió como asesor de kung fu de los filmes; y el compositor ganador del Oscar Hans Zimmer, cuyas bandas sonoras además de la trilogía de KUNG FU PANDA incluyen “The Lion King”, “The Dark Knight Trilogy”, “Gladiator” y la serie de “Pirates of the Caribbean”.
Zimmer resume su gusto por la franquicia como la yuxtaposición de dos conceptos que abarcan el título: “¡Kung fu y pandas! Desde niño no he dejado de ir a ver películas de kung fu, así que era obvio que estos filmes estaban justo en mi línea de interés”.

Mientras que los aspectos de las artes marciales y la comedia siguen siendo un atractivo para el afamado compositor, también señala que sus raíces en la cultura china, en especial la música, se han convertido cada vez más importantes. De hecho, con KUNG FU PANDA 3, Zimmer colaboró con no menos de cuatro músicos chinos de talla mundial: el pianista Lang Lang; el chelista Jian Wang; el intérprete de pipa Wu Man; y el músico de erhu Guo Gan.

Zimmer dice que trabajar con estos reconocidos artistas va mucho en la línea con el espíritu juguetón del filme. “Fue una oportunidad para experimentar. Humedecíamos las cuerdas y le hacíamos cosas bastante crueles a un pobre Steinway. Fue como emprender una gran aventura con estos intérpretes maravillosos”.
El reto más grande para Zimmer, como para muchos de los realizadores, fue expandir e incluso superar lo que se había conseguido en las primeras dos películas. “Siempre le queremos ofrecer a las audiencias una experiencia”, explica. Para tal fin, hace mención especial de las secuencias en el Pueblo Panda. “El Pueblo Panda se tenía que sentir como un lugar donde siempre hubieras querido estar. La revelación del pueblo, una vez que Po, Li y Ping llegan ahí, guardaba especial importancia. Es un santuario celestial en medio de la nada; es muy bello y exótico”.

En esas ocasiones raras cuando Zimmer se topaba con retos creativos, “todo lo que necesitaba era recordar, ‘Es Jack Black’”, comenta. “Gran parte del atractivo de estos filmes proviene de su estilo cómico y ritmo especiales. Así que, para mí, la piedra angular de la música era ver la actuación de Jack: ‘¿Y ahora qué va a hacer?’”.
La banda sonora de Zimmer es complementada por el diseño de sonido de los supervisores de edición de sonido ganadores del Oscar Erik Aadahl y Ethan Van Der Ryn (“Argo”), que parte del trabajo que realizaron en las primeras dos películas. Para las secuencias de artes marciales, “nuestro reto era balancear la cualidad visceral de las secuencias de peleas con un sentido de extravagancia y jocosidad”, indica Van Der Ryn. Aadahl añade: “Queríamos que el sonido tuviera gracia y belleza para que las audiencias pudieran experimentar un festín auditivo”.

Las vibrantes escenas de pelea del filme brindaron muchas oportunidades para los dos aclamados realizadores. “Una de las cosas que se quedaron conmigo del primer filme fue cuán musical y rítmicas eran las peleas”, comenta Aadahl. “Con eso como punto de partida, queríamos crear sonido juguetones y musicales que incrementaran la diversión. Expandimos la iconografía clásica de las películas de kung fu —ya sabes, el tipo de sonido ‘whoosh’— y para KUNG FU PANDA 3 creamos más de mil ‘whooshes’ para las secuencias de pelea”.
Aadahl y Van Der Ryn emplearon algunos métodos inusuales para crear el vuelo y salto característicos de Po. “En un foro de 20th Century Fox montamos una serie de micrófonos a lo largo de toda la locación, y después aventamos una banda elástica reforzada, como de bungee”, explica Aadahl. “Así que tienes este sonido de cinco segundos de duración, que tiene una cualidad elástica y esponjosa. Ese sonido conectó el alma de Po a mí”.

Para escenas que se desarrollan en el Imperio del Espíritu, Aadahl y Van Der Ryn crearon sonidos únicos para el chi malo de Kai y el chi bueno de Po. Para el chi malo, “queríamos un tono corrupto, casi amargo”, indica Aadahl. “Y queríamos que el chi de Po tuviera este tipo de atributo bello y radiante. Queríamos que fuera poderoso, pero también centelleante, así que usamos diferentes instrumentos musicales chinos para crear esa paleta de sonidos”.
Para esas escenas en ocasiones era más acerca de lo que no escuchabas. “Retiramos gran parte del sonido en el Imperio del Espíritu”, comenta Van Der Ryn. “Esas escenas eran con frecuencia acerca de la quietud intrínseca, que representa enfocarse en los pocos sonidos que representan en realidad el estado emocional de los personajes. Así que era más acerca del espacio negativo”.
La paleta de sonidos para el Pueblo Panda eran…pandas, dice Aadahl. “Uno de mis sonidos favoritos es aquel en el que los pandas ruedan y rebotan, y eso es algo con lo que comenzamos a jugar en el primer filme”, explica. “Experimentamos mucho para conseguir esa cualidad rechoncha, elástica, y creamos un instrumento musical al que llamamos ‘cubeta-canal’, que es básicamente una bañera de hojalata, volteada, con una perforación en su parte superior, con un palo e hilo pegados que podíamos jalar.

“Y una de mis secuencias favoritas en este filme, es cuando todos los pandas van a comer, y bajan rodando por una ladera, como un tipo de derrumbe —un tipo de sinfonía de sonidos vibrantes”.
Entre los miembros nuevos de la familia de KUNG FU PANDA están los artistas, técnicos y asesores en Oriental DreamWorks, ubicado en Shanghái, que trabajaron muy de cerca con el equipo que se encontraba en Glendale, California. Juntas, las compañías han sido pioneras al hacer dos versiones de KUNG FU PANDA 3, en la que los personajes son animados para que su diálogo esté en sincronía tanto con el inglés como con el mandarín. En esencia, han creado dos películas distintas con la misma historia y personajes. La versión aparte en mandarín —Teng Huatao es el asesor chino en dirección— facilita que hayan más matices en los chistes, así como improvisación de los actores de voz asiáticos, que hasta cierto punto no sería posible con subtítulos o doblaje.

Crear la versión en idioma mandarín les llevó recursos y tiempo adicionales, pero bien valió la pena. Además, 200 empleados de Oriental DreamWorks ayudaron a proporcionar un nivel mucho mayor de autenticidad. “Antes teníamos que hacer cosas a través de la investigación, y extrapolar”, comenta Yuh Nelson. “Ahora tenemos a un equipo chino de creadores genuino”.

A final de cuentas, KUNG FU PANDA 3 es el resultado de colaboradores que abarcan dos continentes, e incluye un ejército de actores, realizadores, artistas y técnicos talentosos. Pero el enfoque permanece, como ha sido desde el nacimiento de la franquicia, en Po —el Kung Fu Panda. Eso continúa resonando con el actor que le dio vida.
“Po está muy cerca de mi corazón”, comenta Jack Black. “En realidad, él es yo. Cuando la gente me pide que haga la voz de Po, les digo, ‘¿De qué hablas? Soy yo’.
“No me estoy escondiendo detrás de un fachada”, añade. “Estoy mostrando un poco de mi alma”.

"KUNG FU PANDA 3” se estrena el próximo 10 de marzo en formatos 3D y 2D doblada al español.

Debes leerla

Ventajas del Dibujo Animado en la Publicidad