jueves, 22 de noviembre de 2012

Inauguración de la muestra de "Guillermo Mordillo, de Villa Pueyrredón al mundo"‏

El próximo sábado 24 de noviembre se inaugura la muestra "Guillermo Mordillo, de Villa Pueyrredón al mundo", en el Museo del Humor de la Ciudad de Buenos Aires.

 La misma permanecerá abierta hasta el 6 de marzo de 2013. Los invitamos a visitarla. Museo del Dibujo y la Ilustración




 Biografía de Mordillo.


 Nací, como todo el mundo, a los nueve meses de edad.
La cosa ocurrió en el famoso barrio de Villa Pueyrredón, en una calle con nombre de pianista: Argerich, allá por Buenos Aires. Más tarde me enteré que fue un 4 de Agosto de 1932.Mi hermana Teresa nació en una calle donde, según Abel Santa Cruz,no hay más remedio que nacer: Nazca.

Finalmente nos decidimos por la calle Cabezón, esquina Condarco,amediados del 35. A mi padre, que era electricista, le gustaba inventar cosas raras, a mí me hizo dibujante humorista.Empecé mi larga carrera a los cinco años cuando, de la mano de mi mamá, la llevé al cine para ver « Blanca Nieves y los siete enanos».A partir de ahí, creo haber dibujado todos los días. Ah! también fui a la escuela. A los dieciocho años se me dió por ilustrar cuatro libros de cuentos para Editorial Codex, al mismo tiempo entré por la puerta que daba a la calle a los Estudios de Dibujos Animados de Burone Bruché.

También ilustré historietas con guiones de Aldo Camarotta.En mi tiempo libre, es decir todos los días, me las arreglaba para jugar al fútbol, perdón, a la pelota, en las calles y terrenos baldíos del barrio con mis amiguitos, entre los cuales Eduardo Balducci, Juan Carlos Copes, Humberto Andreacchio y muchos otros que también se hicieron famosos

Pero un día, el 7 de Noviembre de 1955, me fui.

Primero al Perú, con intenciones de hacer dibujos animados siguiendo la proposición de mi colega y amigo Jorge Caro.Pero la idea no cuajó y sólo trabajé en publicidad. En 1960 el viento me llevó hacia el norte. Me tomé un avión, un micro y mi última Coca-Cola y recalé en Nueva York.A los diez días conseguí trabajo como imbetweener (intermediador) en los Estudios Paramount y ahí me dí cuenta que estaba en el extranjero porque a Espagueti lo llamaban Popeye. . .

Al año me cansé de hacer dibujos que de animados tenían muy poco y me fui por ahí para hacer « greetings cards », léase tarjetas humorísticas.
Finalmente puse fin a la aventura americana y me subí a un Queen Mary quepasaba por allí rumbo a Europa, la tierra de mis antepasados; incluidos mispadres. El 26 de Agosto de 1963 llegué al Peñón de Gibraltar, con otro barquito desembarqué en Algeciras , España. De ahí en más, un tren me llevó hasta un Madrid franquista; otro a Barcelona (idem, pero menos) y crucé la frontera para llegar a Perpignan. Otra ruta me lleva hasta Versailles y el último ferrocarril (oeste, supongo) me deja en París.

Llovía, caía la noche, pero tuve la suerte de conseguir una habitación de hotel en un sexto piso sin ascensor, sin baño, una cuerda de pared en guisa de armario, sin cuatro muros, una buhardilla que le dicen, ciento cincuenta dólares en el bolsillo, solo, pero inconcientemente feliz! Estaba en París!

Eso fue un viernes 19 de Septiembre de 1963. Al lunes siguiente me presenté en dos editoriales de tarjetas humorísticas, los obligué a hablarme en Inglés hasta que uno de ellos me ofreció trabajo. Enseguida, por cuestiones idiomáticas, me inscribí en la Alianza Francesa por dos años, hasta el diploma.

 Durante tres años realicé toda la producción de la Editorial Mic-Max, así se llamaba, hasta que creí llegado el momento de pedir un aumento, pero lo único que conseguí fue aumentar la lista de parados parisinos. Solo, todavía no conocía a Amparo (nombre premonitorio) ni mucho menos a Sébastien y Cécile, mis futuros hijos. Sin trabajo, ancla’o en París, con un idioma local embrionario, resumiendo: en Pampa y la vía. Qué hacer? La idea de volver con la frente marchita a la habitación que no tenía en la casita alquilada de mis viejos no me seducía. . .

Elegí tirar el manotazo de ahogado y hacer otra cosa: dibujos mudos para las revistas y periódicos. Me salió bien. » Se te fué la mano » como me dijo Carlitos Garaycochea. El resto ya es más conocido.

Y aquí estoy, haciendo una exposición en mi querida aldea natal (Disculpen, pero me pidieron que fuera breve).

Debes leerla

Foto de Walt Disney en Perú