miércoles, 5 de septiembre de 2012

Simon Bisley en Expocomic 2012


Madrid, 5 de septiembre de 2012.

 El Salón Internacional del Tebeo de Madrid – Expocómic 2012 sigue configurando su decimoquinta edición con otra incorporación de excepción: Simon Bisley, uno de esos artistas que es un lujo presentar porque, sencillamente, no necesita presentación. El inglés, uno de los ilustradores más espectaculares y personales del panorama mundial, acudirá al evento madrileño para compartir con los aficionados su talento y las experiencias de su trabajo a los lápices de personajes de leyenda como Sláine, Dredd o Lobo, iconos de la viñeta que le han situado como uno de los nombres más celebrados del cómic europeo de las últimas dos décadas. Bisley se une a Ben Templesmith y nuestro cartelista de excepción, Max, como primeros espadas revelados de una cita con el noveno arte que tendrá lugar entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo.

 Simon Bisley (Londres, 1962). Hablar de él es hablar de brutalidad, de voluptuosidad, de audacia artística pura. En su trabajo conviven Klimt, Dalí y Corben con una fluidez asombrosa, un estilo caracterizado por el uso de técnicas mixtas que aportan grados equivalentes de violencia y estilización animada en un global tan divertido y dinámico como sorprendente. La legendaria editorial 2000 AD le vio nacer al gran público, especialmente desde que diera vida a “Sláine”, el embrutecido guerrero celta ideado por Pat Mills e ilustrado inicialmente por su propia esposa. Su trabajo con el personaje en “The Horned God book I-III” (1989-1990) le abrió las puertas de un mito, el “Juez Dredd” de Wagner/Ezquerra que le permitió exprimir sus posibilidades en los arrabales de la desoladora exageración de Mega City Uno. El tercer gran icono de su carrera es “Lobo”, el cínico mercenario que desarrolló por primera vez en “El último czarniano” en 1993. También ha prestado su talento a “Mutant Chronicles”, “Teenage Mutant Ninja Turtles”, “Batman” o “Hellblazer”. Ahí es nada.

Debes leerla

Foto de Walt Disney en Perú